/  Crecimiento Monterrey   /  Monterrey vive su mejor momento inmobiliario

Monterrey vive su mejor momento inmobiliario

Por Revista Equipar

Uno de los sucesos inmobiliarios más interesantes de los últimos años en México es el boom de construcción de vivienda, sobre todo vertical, en la ciudad de Monterrey, capital del pujante estado de Nuevo León, al noreste del país.

Si bien la mancha urbana de Monterrey ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años, sin embargo, lo ha hecho de forma poco planificada, lo que ha dificultado a la población el acceso a servicios de calidad, a la vez que ralentiza la movilidad ya que las personas deben gastar más tiempo para llegar a sus centros de trabajo y a las zonas comerciales. Ante la situación, las autoridades han decidido cambiar el uso de suelo de la zona centro, permitiendo así el desarrollo de proyectos de vivienda vertical, lo que ha dado como resultado un gran crecimiento de las inversiones inmobiliarias en el segmento residencial, de uso mixto y oficinas. Esto a su vez, ha originado la revalorización de la tierra, al aumentar la demanda de vivienda en esta zona, ya que quienes vivían en lugares alejados de la zona metropolitana, ahora están considerando volver a vivir en el centro de la ciudad.

 

ZONA D.O.T.

En ese sentido, se implementó el programa de Desarrollo Orientado al Transporte (Zona DOT), para revalorizar las zonas con acceso al transporte público mediante la

construcción de proyectos de uso mixto. Es así como, en los terrenos con superficie igual o mayor a los 2,000 metros cuadrados, se puede aumentar la densidad en 100%. Así mismo, gracias al DOT se han creado incentivos para que quienes construyan a una distancia no mayor a 800 metros de una estación del metro, puedan tener densidad libre en sus proyectos de vivienda, entre otras ventajas. Como consecuencia, actualmente existen más de 32 proyectos en desarrollo dentro de la zona DOT, que representan cerca de 7,000 unidades, concentradas en su mayoría sobre los corredores: Ocampo, Barrio Antiguo, Santa Lucía y Parque Fundidora. Solo en el corredor Fundidora se logró un 40% de incremento de la plusvalía gracias a la demanda de este tipo de espacios, principalmente por la parte de la generación Millennial, que se ha convertido en el target de los esfuerzos de mercadeo y ventas de los desarrolladores.

El cambio de uso de suelo en la zona centro de la ciudad ha permitido el desarrollo de numerosos proyectos de vivienda vertical y de uso mixto, originando la revalorización de la tierra, al aumentar la demanda de vivienda en esta zona.

Otra de las razones de este boom inmobiliario es que la gente joven está buscando habitar más cerca de donde trabajan, estudian, se divierten o van de compras. Ante ello, la demanda de vivienda vertical ha estado creciendo desde hace algunos años en esta ciudad y en su área metropolitana.

Sin duda, el tema de la ubicación es uno de los más importantes valores agregados que ofrecen los diversos complejos verticales que se construyen actualmente en el centro de Monterrey.

MONTERREY SE TRANSFORMA

Los desarrolladores inmobiliarios de Monterrey han encon- trado en la arquitectura vertical un nuevo modelo de desarrollo urbano para transformar el área metropolitana de esta ciudad, por lo que actualmente están en proceso de construcción alrededor de 58 edificios de uso residencial y comercial, con una inversión trianual estimada en 15,000 millones de pesos, siendo los usos mixtos la tendencia principal. 

Por fin y después de muchos años, el centro de Monterrey tiene hoy una nueva cara, gracias a la edificación de torres de oficinas, rescate de espacios públicos, ampliación de banquetas y, lo más importante, desarrollos de usos mixtos con vivienda. 

Para Jorge González Mogas, CEO de Altio Capital, la mane- ra en que venía creciendo Monterrey, era ya insostenible. “Mira que datos tan interesantes en 1980, 2 5 millones de habitantes vivíamos en 12,000 hectáreas; hoy en el 2020, 4.1 millones de habitantes vivimos en 100,000 hectáreas, es decir, en 30 años, mientras la población de Monterrey creció en un 82%, la mancha urbana creció 800%, nos 

fuimos alejando del centro de Monterrey para vivir cada vez más lejos, lo que trajo consigo un gran aumento del parque vehicular, aumento totalmente desproporcionado”. González Mogas afirma que los números no engañan. “En 1980, 2.5 millones de habitantes teníamos 264,000 coches, hoy en el 2020, 4.1 millones de habitantes tenemos 2 millones 300 mil coches, queda más que claro que seguir viviendo más lejos es ya insostenible. La solución hoy es regresar a vivir al centro de Monterrey, vivir más cerca nos hará no depender del automóvil, incentivará el uso del transporte público disponible y aumentará la calidad de vida de los habitantes”. 

Esta nueva cara ya es visible, edificios, oficinas y oferta de vivienda están ya a la mano. “Quienes estén pensando en invertir, definitivamente es momento de voltear a ver el centro de Monterrey”, sostiene el CEO de Altio Capital, una de las principales empresas desarrolladoras en Nuevo León, incluyendo importantes proyectos de uso mixto en el centro de Monterrey, así como parques industriales. 

“Quienes estén pensando en invertir, definitivamente es momento de voltear a ver el centro de Monterrey”

TORRES SUPER ALTAS

En el marco del segundo informe del alcalde del municipio de Monterrey, Adrián de la Garza Santos, a mediados de 2020, fue anunciada la construcción en Monterrey de la que será la torre más alta de México e incluso una de las más altas en todo el continente americano. Se trata de la Torre Rise, que con sus 440 metros de altura superaría a su vecina, Torre Obispado, también ubicada en Monterrey y con 305 metros de altura.

La capital neoleonesa mantiene el liderazgo en el desarrollo urbano con 4 nuevos proyectos inmobiliarios, siendo la Torre Rise uno de ellos, la cual se encuentra en fase de planeación. Así lo dio a conocer De la Garza Santos, desta- cando que será la Sultana del Norte la que vea nacer el primer edificio súper alto en América Latina.

Otras de las grandes construcciones que se contemplan son la Torre Macroplaza y Barrio W, ambos proyectos verticales de usos mixtos; el cuarto desarrollo se trata del Proyecto Lira, emplazamiento de 20 hectáreas de usos mixtos y que contara con espacios de vivienda, comerciales, corporativos y un gran parque central.

El edil recordó que en la ciudad de Monterrey se tienen años ya varios de crecimiento vertical imparable; para sustentar esto refirió algunas de las obras emblemáticas de la ciudad en los años recientes, como son Pabellón M, Torre Obispado, Torre Sol y la zona de Santa María con las torres ICon, Torre Milán y Balzac.

El alcalde destacó que durante su mandato se han captado inversiones en desarrollo inmobiliario por 79,500 millones de pesos. En esa línea, hizo hincapié en que uno de los logros más importantes de su gestión es lo que calificó como el renacimiento del centro de Monterrey a través de la regeneración urbana del corazón de la metrópoli.

Post a Comment